Atado: Colas Imprimir
Técnicas
Escrito por Juanito   
Domingo, 22 de Julio de 2007 20:20

Mientras esperamos que abra la temporada muchos nos volcamos a nuestras morsas para crear "esa" mosca que nos dará tantas satisfacciones, comenzaremos con esta nota con algunos consejitos referidos a las colas de nuestras moscas.

Las colas de nuestras moscas forman una parte fundamental de ellas, por un lado, es una de las primeras cosas que solemos colocar y que pueden modificar el cuerpo según cómo atemos o cortemos el sobrante. Por otro lado los materiales que utilicemos y la forma de colocarlos nos darán apariencia, movilidad y practicidad. Apariencia porque estamos imitando algo en particular, movilidad porque según el material que utilicemos puede significar una cola rígida, o una muy blanda que hasta se puede convertir en el gatillo que produzca el pique, y practicidad porque, por ejemplo, en las moscas secas sirven para que estas se apoyen en la superficie. El tema de las proporciones cobra una importancia más relevante en las moscas secas ya que el largo de la cola puede producir que se apoye bien en la superficie del agua o no, pero en el resto de las moscas el largo máximo es el de la pata del anzuelo, estará en cada atador achicar un poco o excederse según el efecto que uno busque, pero mejor vayamos a la morsa: Cuando hacemos colas de algunas ninfas o de secas hacer una bolita de hilo justo donde comienza el gap nos ayuda a poder poner colas que queden abiertas o separadas según el material que utilicemos.

Cuando colocamos biots, debemos poner sus caras más brillantes enfrentadas darles dos vueltas de hilo no muy ajustadas por detrás de la bolita y luego ir ajustando hacia ella, así el material se irá abriendo.

De esta misma manera podemos colocar fibras de cola de faisán, como para hacer una phaisant tail u otra mosca.

O fibras de pluma de gallo, estas pueden servir para hacer ninfas, si las fibras son más bien blandas o para hacer colas de secas si las fibras son más rígidas, la cantidad depende de cada atador, no existen ninfas ni secas con 10 colas, con lo cual poner pocas fibras seguramente hará una cola más realista.

Con estas mismas fibras, si queremos hacer una mosca seca y que la cola quede bien recta, utilizaremos fibras bien duras, pero primero haremos una cama de hilo desde donde comienza el gap hasta la mitad de la pata del anzuelo.

Luego colocaremos las fibras de pluma de gallo, la cama de hilo evita que el material se gire sobre el anzuelo produciendo que este se separe. La recomendación de dar primero dos vueltas flojas y luego vueltas ajustadas es válida para atar cualquier material.

Hasta aquí las colas presentadas son de las menos voluminosas y son las que más se acercan, en su forma, a los naturales, pero podemos utilizar otras colas más voluminosas, aunque no menos realistas, por ejemplo, las colas de las damsels, que en realidad son branquias, por medio de las cuales respiran, estas son bien gordas. Utilizando fibras de pavo real se pueden imitar muy bien, aunque también se utilizan en moscas como la zug bug que no necesariamente imita a una damsel.

El elk que se utiliza para hacer, por ejemplo, la cola de la stimulator, es un pelo hueco que al apretarlo tiende a “pararse”, cuanto más cerca de la punta el pelo es menos hueco, si la cola nos queda muy abierta, podemos acortarla un poco, es decir, ajustar más cerca de la punta, también las vueltas de hilo no deben ser muy fuertes, pero si lo suficiente como para que quede ajustado el material. Utilizar poco material también ayuda.

Hay materiales como los pelos de oreja de liebre que son más voluminosos, es indiscutible la eficacia de la hares ears, pero debemos tener en cuenta que el grosor de estas colas produce que, visualmente, el abdomen de la mosca sea más largo, esto cobra importancia cuando estamos tratando de imitar algún insecto en particular, sobre todo en tamaño, utilizamos un anzuelo #14 pero la mosca en el agua tiene el largo de un #10 o #12.

Otro material que produce la misma sensación es el conejo, pero este tiene otra propiedad, es más blando y tiene un movimiento bajo el agua que puede ser un gatillo para provocar el pique. Cuando ajustamos el material hacia el gap, dar vueltas lo más fuerte posibles produce que el material se abra más, logrando una cola más pomposa, esto ayuda porque bajo el agua el conejo se afina bastante.

Las patas de goma también tienen un buen movimiento y pueden ser un gatillo importante. Las patas de goma vienen unidas, colocar el par “pegado” y luego de ajustarlo al anzuelo separarlo hace que queden parejas, también dar las últimas vueltas bien ajustadas produce que se paren y se separen bien.

Las colas blandas o largas suelen complicarnos al engancharse en el gap mientras estamos lanzando, si bien esto es un defecto del lanzamiento, podemos ayudarnos con algo muy sencillo: extender el atado fuera del anzuelo, y sobre el material nos ayuda a “parar” la cola.

Esto mismo lo podemos lograr también con alambre de cobre, si bien en las fotos está hecho sobre una cola de bucktail, es solo a los efectos prácticos, ya que esto también lo podemos utilizar con otros materiales, como plumas o materiales sintéticos.

Podemos realizar muchas colas con distintos materiales, separarlas, pararlas, hacerlas rectas, etc. Yo creo que cada pescador deber utilizar la mosca a la que más fe le tenga y poder mejorar o atar “esa” mosca y que quede como realmente uno quiere y no “como nos sale” es un desafío. Lo invito a enviarnos cualquier técnica (texto y fotos) que usted utilice para hacer colas y así hacer más completa esta nota y enriquecernos todos.

 

 

 Juanito
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!
Última actualización el Viernes, 30 de Octubre de 2009 11:46